Entregas de drones aparecen en los cielos estadounidenses

Los escépticos dudan de que puedan implementarse a gran escala, mientras que sus defensores los ven como una alternativa más segura, ecológica y rápida a los camiones.

Un dron aparece en el inmenso cielo de Texas, coloca una pequeña caja de cartón en un jardín suburbano y se va de inmediato, casi sin ruido, en la indiferencia del vecindario. Anunciado durante años, utopía para algunos, distopía para otros, las entregas con drones se han convertido en realidad en ciertas partes de los Estados Unidos. Los escépticos dudan de que puedan implementarse a gran escala, mientras que sus defensores los ven como una alternativa más segura, ecológica y rápida a los camiones.

Ese día, en Frisco, al norte de Dallas, Tiffany Bokhari recibió sus papas fritas y agua con gas minutos después de hacer un pedido en la aplicación creada por Wing, una subsidiaria de Alphabet, la empresa matriz de Google. “La botella aún está húmeda y muy fría”se entusiasma el tejano de 51 años, abriendo la caja que acaba de dejar en el suelo.

Actualmente, Wing solo cubre unas pocas decenas de kilómetros cuadrados en la región donde se contenta con entregar artículos de la marca Walgreens y la heladería local Blue Bell. Pero la empresa ya brinda hasta 1.000 entregas diarias en parte del área urbana de Brisbane, Australia. También está presente en Finlandia y limita sus cargas a poco más de un kilo, “o un pollo asado…”, sonríe Jonathan Bass, director de marketing y comunicaciones de Wing, “para ayudar a visualizar lo que se puede transportar”.

Si las comidas calientes, las medicinas y los artículos pequeños como los cepillos de dientes están encontrando poco a poco su lugar en el cielo estadounidense, los equipos médicos ya se transportan en drones desde hace varios años en ciertas regiones de África. Allí se utilizan vehículos propulsados ​​por hélice para entregar productos perecederos, como sangre, cuando no existe una infraestructura aérea confiable. Estados Unidos aún no está allí, pero este tipo de servicios continúan desplegándose en Texas, California, Virginia y Carolina del Norte gracias a Wing, la israelí Flytrex o el gigante del comercio electrónico Amazon.

El fundador de este último, Jeff Bezos, fue noticia en 2013 tras revelar sus primeras pruebas de reparto con drones en el canal de televisión CBS. Predijo su generalización en los próximos cinco años. No pasó nada a pesar del despliegue de la compañía en una gran cantidad de áreas cotidianas, desde el streaming hasta la salud y la alimentación. El incendio de 10 hectáreas de vegetación que inició una de sus máquinas durante un accidente el año pasado enfrió un poco el fervor del grupo.

El progreso ha sido menos caótico para Wing, que en abril lanzó “el primer servicio comercial de entrega de drones” en un área metropolitana americana, la de Dallas-Fort Worth. Sin embargo, algunos expertos señalan los límites de este medio de entrega. “Haría falta un pequeño ejército de drones para entregar los 150 o 200 paquetes en un camión”escribe el columnista de Bloomberg Opinion Thomas Black, para quien los aviones pequeños siguen siendo relevantes para las entregas urgentes.

Para el director ejecutivo de Flytrex, Yariv Bash, las entregas de comidas con drones eléctricos no solo emiten menos gases de efecto invernadero que las que se realizan en automóvil, sino que también son más seguras. “Los drones no se cansan, no escriben mensajes de texto mientras conducen ni beben alcohol antes de conducir” dijo a la AFP. “El servicio es simplemente mejor”. En Estados Unidos, el tema de la seguridad ha estado en el centro de los debates gubernamentales para la emisión de permisos de actividad.

Aunque solo utiliza un dron de menos de 5 kilos en poliestireno, Wing tuvo que obtener las mismas certificaciones que DHL o UPS que hacen entregas por avión, subraya Jonathan Bass, de la filial de Alphabet. Señala que un comité creado por la Administración Aérea de los Estados Unidos ha emitido recomendaciones a favor de la regulación específica de drones: “Creo que desataría el crecimiento en Estados Unidos”el explica.

Esto ya está ocurriendo: en un informe publicado en marzo, la consultora McKinsey señalaba que el número de entregas con drones había aumentado de 6.000 en 2018 a casi medio millón el año pasado. “Pero el futuro es incierto”agregó el informe. “Las regulaciones, el grado de aceptación del consumidor y los costos determinarán si la industria alcanza su máximo potencial”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *